En Roma, del 18 al 21 de noviembre, tuvo lugar el Congreso Mundial de la Educación Católica, organizado por la Congregación para la Educación Católica y la OIEC (Oficina Internacional de Educación Católica)

congreso

Organizado con motivo del quincuagésimo aniversario de la Declaración del Concilio Vaticano II Gravissimum educaciones y el vigésimo quinto aniversario de la Constitución apostólica Excorde Ecclesiae. Los contenidos de las ponencias, testimonios y comunicaciones ha desarrollado el lema del congreso: “Educar hoy y mañana. Una pasión que se renueva”.

La Congregación para la Educación Católica, consciente de la importancia de la educación y de la contribución que la comunidad cristiana está llamada a ofrecer en esta situación de emergencia educativa, ha querido relanzar, a través de este congreso, el compromiso de la Iglesia en el campo educativo. Los centros educativos católicos no sólo son dispensadores de competencias, sino que, por su misma naturaleza, se caracterizan por ser lugares de encuentro, de diálogo y de crecimiento mutuo en un proceso de educación para la vida que se abre a los demás en la óptica del bien común.

En el desarrollo del congreso ha estado muy presente este punto de partida que a partir de los datos recibidos como contribución al instrumentus laboris que se había preparado, se ha organizado en torno a cuatro grandes focos:

  • la identidad y la misión de las instituciones católicas,

  • los sujetos de la educación,

  • la formación de formadores y

  • los desafíos/perspectivas para el futuro.

El congreso concluyó el sábado, 21, en el Aula Pablo VI, con la participación del Papa Francisco que decía a los educadores católicos que “no se puede hablar de educación católica, sin hablar de humanidad”.

Nuestra Congregación estuvo representada por Madre Purificación Moya, Madre Francisca García, Madre Rosa Mª Merino, Madre Rosario Benítez y Madre Rosa María Balaguer.

Han sido unos días intensos en los que hemos podido renovar nuestra convicción de que la Educación Católica, arraigada en la profunda relación entre la experiencia de fe y la misión educativa y fundamentada en una identidad ligada a sus orígenes y a los mejor de su historia, está llamada a dar lo mejor de sí misma como respuesta a las profundas necesidades de vida, plenitud y sentido del hombre y la mujer de hoy.

 

 

Audiencia del Papa a los participantes en el encuentro mundial de educación católica, celebrado en Roma del 18 al 21 noviembre de 2015

 

 

La educación católica va más allá  de transmitir capacidades, se ocupa de toda la vida.

 

 

 

Congreso “Educar hoy y mañana. Una pasión que se renueva” Roma 18 al 21 noviembre de 2015

 


0
0
0
s2smodern
 
 

Google Translate Widget

Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults