canizareslloveraantonio2carta semanal cañizaresCarta del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares

Domingo 30 de diciembre de 2018 

Mil quinientos números del semanario diocesano de Valencia “PARAULA” son muchos para reconocer el bien que ha hecho Dios a través de este instrumento, a lo largo de estos años de andadura, y darle gracias. No tengo palabras para agradecer a Dios y a cuantos han hecho posible este instrumento: sin duda, la diócesis en su conjunto, sus redactores y técnicos en comunicación que lo han venido elaborando puntual y semanalmente, sus lectores, los que lo han difundido. No sé si se puede hacer mejor o mejorar, posiblemente sí, pero lo que es indudable que por medio de él podemos conocer mejor, día a día, semana a semana, lo que es la Iglesia que peregrina en Valencia y contemplar y alabar las grandes obras que Dios ha hecho, está haciendo en ella, verdaderas maravillas como Él las hace permanentemente en una historia de salvación que Él viene obrando en medio nuestro.

A través de PARAULA podemos ver y palpar lo generoso que Dios ha estado con nosotros y cómo se va edificando la Iglesia que aquí peregrina. En sus páginas se ve y comprueba la fe de un pueblo –el valenciano– y se toca la historia, la vida, el pálpito de una Iglesia que está viva, muy viva y, como las doncellas sensatas del Evangelio, permanece en vela con las lámparas encendidas aguardando, no pasivamente, a que el Señor vuelva. Ante esta cifra de mil quinientos números ya sólo viene a mis labios la palabra más hermosa del diccionario: ¡GRACIAS! Al mismo tiempo me brota, desde la humildad, la súplica al Hacedor de todo y Dador de todo bien, que siga acompañándonos y ayudándonos en esta empresa para seguir haciendo tanto bien y corregir nuestros errores. Y una súplica a todos: leámosla, difundámosla, démosla a conocer, ayudémosla con todo cuanto esté en nuestras manos, que es mucho más de lo que parece. Sin duda alguna es una gran publicación diocesana, humilde y pobre, con medios humildes, pero con mucha ilusión y mucha esperanza: confiamos en proseguir su andadura sin desmayo.

Con este número 1.500 de PARAULA iniciamos, al tiempo, la andadura de un nuevo año. En este comienzo, ¿con qué otra palabra mejor podría dirigirme a vosotros que con una palabra de felicitación? “Felicidades a PARAULA y a cuantos la han hecho posible hasta ahora”. Y al mismo tiempo: “¡Feliz año nuevo para todos vosotros!”. Desearía en estos días poder cruzar el umbral de todas las casas, especialmente en las que la enfermedad, el sufrimiento, la pobreza, el dolor o la soledad dejan sentir su peso, y llevar a todos una palabra de consuelo, de fortaleza y de esperanza, a través de PARAULA.

La felicidad que os deseo es inseparable de la paz. Por eso también mis palabras en estos primeros días del año son: “¡La paz sea con vosotros; la paz sea con todos, con aquella tierra en la que ha nacido el que es y trae la Paz: Jesús!”. No es posible un deseo más fundamental que éste. Que el Señor nos libre de todo odio, de toda violencia, de toda destrucción de vidas humanas, de todo mal que se oponga a la paz. Que Él nos conceda aquella paz que sólo Él mismo nos puede dar.

Se trata de la plenitud de la paz, radicada en la reconciliación con Dios mismo y en el favor con que Él nos colma. La paz interior que comparten los hermanos mediante el amor y la comunicación fraterna. El “mundo” por sí sólo no puede darnos esta paz. Por eso la pedimos para el mundo. Para el hombre en el mundo. Para todos los hombres, para todos los pueblos y naciones, para los pueblos que no la tienen: Siria, Irak…, y tantos otros donde la violencia y la intransigencia se muestran con una crueldad sin nombre. ¡Que este nuevo año sea año de paz, año de concordia en libertad, para que los hombres y los pueblos puedan vivir en la verdadera libertad de los hijos de Dios!

Comienzos de un nuevo año: necesidades y problemas, proyectos y empresas, anhelos e ilusiones, esperanzas y temores se agolpan ante nosotros. Espontáneamente, como hombres de fe, sentimos la necesidad de suplicar la ayuda y el favor de Dios sobre nosotros, sobre todos y cada uno de los hombres, sobre la sociedad y sobre la Iglesia, sobre nuestras familias y nuestros pueblos con sus dificultades, sus expectativas y sus inquietudes.

Necesitamos el auxilio y el favor de Dios ante los problemas de la paz en el mundo, tan rota y amenazada en tantos sitios. Necesitamos la ayuda divina ante la ingente tarea de evangelizar a los pobres que nos apremia. Necesitamos la fuerza y la sabiduría de lo alto para ayudar a que los hombres crean. Confesamos que sin Dios nada podemos hacer, que todas nuestras empresas nos la realiza Él, que nada verdaderamente digno podríamos llevar a cabo si no contamos con su amor y su gracia, que todo bien es don suyo, que lo más preciado como es la vida, la salud y la dicha son dones de su amor. Pedimos que se haga su voluntad: es lo mejor que podemos pedir, porque su voluntad es la que vemos en Jesús y siempre y en todo esa voluntad es benevolencia, amor, salvación, misericordia, gracia y vida. Que Él realice entre nosotros y con nosotros su designio: designio de paz y no de aflicción, designio de amor y felicidad, designio de conversión y redención, designio de luz y de verdad para todo hombre que viene o está en este mundo. Invocamos su santo Nombre y le rogamos que nos alcance y colme su copiosa e inagotable bendición. Inagotable bendición que también pedimos para nuestro querido y benemérito semanario PARAULA.

Nuevo año: tiempo de oración. Todos debemos orar. Sin la oración nada podemos hacer, porque nada podemos llevar a cabo sin Dios. Todos necesitamos volver al Señor, encontrarnos con Él, escucharle, tratar con Él, familiarizarnos con su querer, conocerle más y mejor, vivir la experiencia de su amor y de su cercanía, gozar de su gracia, para hacer y acoger su voluntad que es con mucho lo mejor. No cesemos de orar. Es preciso, absolutamente necesario, como nos dice Jesús, “orar en todo tiempo y sin desfallecer”. Necesitamos orar para acercarnos al hombre, a todo hombre. Es la oración la garantía de la recuperación de lo humano, que sólo en Dios encuentra su fundamento y su verdad. Con mi afecto y bendición para todos, especialmente para PARAULA y para cuantos la hacen posible.

+ Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia
 
 


0
0
0
s2smodern
 
 

Google Translate Widget

Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults