M LorenzaGomez

Nuestra querida Hermana, Madre Lorenza Gómez de San José -Milagros Gómez Rodríguez-, nació en Madrid, el 23 de octubre de 1924. A los 93 años de edad y 76 de entrega incondicional al Señor, desde Valencia - Hogar, en la madrugada del día 4 de octubre de 2018, día de San Francisco de Asís, pasó dichosa a gozar eternamente de la presencia de Dios.

Muy joven, con deseos de vivir los Consejos Evangélicos, ingresó en la Congregación, en el Postulantado de Valencia, el 7 de septiembre de 1942, donde permaneció todo su periodo de formación, que terminó con su Profesión Anual, el 3 de octubre de 1944. Hizo su Profesión Perpetua, en nuestra casa de Tacubaya -México-, el día 2 de febrero de 1950, fiesta de la Presentación del Señor.

Su profunda fe le llevó a una actitud de fidelidad, respeto y obediencia a los Superiores. Pasó sucesivamente por una serie de Comunidades: Barcelona, Tacubaya, Tlalpan, Morelia (México), Tacubaya, Sevilla, Madrid - Hogar y Valencia - Hogar, donde ha estado, desde diciembre de 1979, hasta el día de su fallecimiento.

Sus actividades apostólicas, siempre realizadas con responsabilidad y entrega, fueron: Póstula, cocina y clases de corte y confección. También fue ecónoma durante 21 años, en la Casa de Valencia - Hogar. Fue Superiora de las Comunidades de Tacubaya, Sevilla y Madrid - Hogar.

Madre Lorenza, fue mujer de fe, abnegada, atenta a todas las necesidades, primorosa para todo, tanto para coser, como confeccionar a punto o ganchillo, ropita de niño, arreglos florales, etc… Muy delicada, educada, servicial y siempre disponible. Dispuesta a hacer un favor a cualquiera que se lo pidiera, si estaba en su mano hacerlo.

Resaltaba en ella el amor maternal que derrochaba en cada niño desamparado. En los Hogares que estuvo los cuidó con gran ternura, buscando lo mejor para ellos, incluso en los años de carestía. La fuerza que brotaba en su actuar, sin duda provenía de su vida interior, que nunca dejó de cuidar y darle prioridad, por muchas ocupaciones que tuviera.

Profesaba un gran cariño a México y a sus tradiciones. Destacaba en ella, su gran amor a la Virgen de Guadalupe.

Muy comunitaria, le gustaba participar en todos los actos de Comunidad. En sus últimos años, sentía mucho no poder bajar a la Iglesia y lo suplía, participando en la oración y cantos, desde la Capilla, con la Madre que le acompañaba.

Profesaba gran devoción a los Santos, por lo que una de sus lecturas preferidas, era el Año Cristiano. También era muy amante de San José y de Madre Petra.

Después de sufrir el Ictus, su salud se fue deteriorando, por lo que necesitaba una ayuda personal. A pesar de su carácter fuerte, aceptaba con humildad sus limitaciones; pedía en seguida perdón, después de haberse impacientado. Era muy cariñosa y agradecida con las Madres que la cuidaban.

Hasta casi sus últimos días, ha estado consciente, agradeciendo la llamada del Señor, aceptando los sufrimientos, rezando y cantando. Un día antes de su fallecimiento, acompañada de otras Madres, cantaba repetitivamente: “Quiero decir que sí, como tú, María….” y “Nada te turbe, nada te espante …, sólo Dios basta”.

Madre Lorenza, después de una vida de entrega y generosidad, habrá escuchado de labios de Jesús: “Ven, bendita de mi Padre, recibe la herencia del Reino preparado para ti, desde toda la eternidad” (Mt, 25,34).

 

 

DESCANSE EN PAZ.


0
0
0
s2smodern
 
 

Google Translate Widget

Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults