M Angela Gonzalez

Nuestra Hermana, Madre Ángela Mª González de San José -Eugenia González Fernández- nació en Cigales (Valladolid), el 15 de noviembre de 1933. A la edad de 84 años y 67 de entrega al Señor, desde la Casa de Acogida para Madres Gestantes de Gijón, el día 3 de julio de 2018, entregó gozosa su espíritu al Creador.

 

Solícita a la llamada de su Dios, a la edad de 17 años, ingresó en el Postulantado de Barcelona, el día 11 de julio de 1950; inició su tiempo de formación, en el Noviciado de Valencia, el 16 de abril de 1951, que finalizó el 22 de mayo de 1953, día que pronunció sus Votos Temporales.

 

Estuvo destinada en las Comunidades de Valencia, Cheste, Ronda, Barcelona, Zaragoza, Gijón - Colegio, Palma de Mallorca, Gijón - Colegio, Palma de Mallorca, Zaragoza, Madrid Residencia y, desde el mes de septiembre de 2012, en la Casa de Acogida para Madres Gestantes de Gijón.

 

Amante de la Congregación y siempre dispuesta a cumplir la voluntad de Dios, desempeñó con fidelidad y sentido de obediencia a los Superiores, la responsabilidad de Superiora, desde septiembre de 1973, hasta julio de 2012, en muchas de las Comunidades, por donde pasó. También fue Directora en algunos de los Colegios.

 

Según el testimonio de su Comunidad:

Madre Ángela María, desde muy joven se consagró al Señor en la Vida Religiosa; dedicó su vida a la enseñanza preferentemente; También estuvo en Residencias Universitarias y, actualmente en la Casa de Acogida para Madres Gestantes. Aquí fundó, junto con dos religiosas, esta gran obra de Dios; impulsada por la voz de la iglesia, a través de nuestro Arzobispo Don Jesús Sanz Montes, ante la necesidad apremiante de defender la vida.

 

 

Con su cuidado maternal, ayudaba a las jóvenes mamás en el cuidado de sus hijos; y les enseñaba su tarea de ser madres, y mujeres responsables en medio de la sociedad que les tocara vivir.

Era una mujer profundamente espiritual, cercana, acogedora, delicada, y amante de su familia. Con gran capacidad para convocar y dialogar con todos, e incluso con aquellos de diferentes religiones e ideologías. Este estilo evangélico atraía la amistad y el cariño de los que a ella se acercaban.

 

Amante de la comunidad y enteramente fraterna, con dotes muy especiales del carisma de Madre de Desamparados, legado que nos ha dejado nuestra Fundadora, Madre Petra.

Con fuerte vocación a la vida consagrada; ella misma dijo en sus últimos meses de vida: “He sido muy feliz en la vida religiosa y la volvería a elegir, si tuviese una nueva oportunidad”.

Su amor a los pobres ha quedado patente en su dedicación, preocupándose por sus necesidades básicas, comida, ropa, pañales etc..; con lo que expresó claramente su amor a Dios y al carisma de la misericordia que nos caracteriza.

 

Hasta el último momento estuvo consciente, se fue en paz…, se fue con San José a quien le rezó a medida que se apagaba. Y entre cantos a la Virgen, marchó.

 

Su funeral fue una manifestación de agradecimiento y cariño. El coro interpretó bellísimas canciones con invitación al silencio y a la oración. Como prueba de agradecimiento, Sami, una chica de la Casa de Acogida, que llegó desde África en una patera, y está dotada de una privilegiada voz de soprano, ofreció la plegaria a la Madre de Dios, con el Ave María de Schubert.”

 

Seguro que Madre Ángela Mª, que vivió atenta a la voluntad del Señor, estará gozando de su presencia para toda la eternidad.

 

DESCANSE EN PAZ


0
0
0
s2smodern
 
 

Google Translate Widget

Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults