M AnaGloria ExpositoEn nuestra Casa de Andújar - San Juan de Dios, el día 6 de junio de 2018, Madre Ana Gloria Expósito, a los 84 años de edad y 67 de vida religiosa, pasó a gozar de la Presencia de su Dios.

Nació en Andújar (Jaén), el día 18 de febrero de 1934, donde fue bautizada en la Parroquia de Santa María la Mayor, con el nombre de Victoria Expósito García.

 

Dispuesta a seguir la llamada del Señor, muy joven, a los 17 años, el 3 de abril de 1951, ingresó en la Congregación, en el Postulantado de Barcelona, donde permaneció hasta el 12 de febrero de 1952, fecha en la que comenzó su Noviciado en Valencia, hasta la emisión de sus Votos Anuales.

Finalizado su tiempo de formación, sus destinos fueron: Granada, Madrid - Españoleto, Madrid - Arturo Soria, Valle de Abdalajís, Sabinillas, Barcelona, Torredonjimeno, Andújar - S. Juan de Dios, Valle de Abdalajís y Andújar - San Juan de Dios, desde abril de 2001.

 

 

Muy amante de la Congregación, desempeñó con lealtad y fidelidad a los Superiores Mayores, la responsabilidad de Superiora, que le fue confiada, en las Comunidades de Madrid -Hogar, Andújar - San Juan de Dios y Valle de Abdalajís - Residencia.

Madres que vivieron con ella en Madrid, recuerdan su entrega y preocupación, para que no les faltara nada a las niñas. En Arturo Soria, le tocó vivir momentos difíciles y, sin darle importancia, con mucho esfuerzo y sacrificio, supo salir adelante. Para las Madres fue ejemplo de abnegación, sencillez, humildad y de aceptación silenciosa ante los acontecimientos.

 

Según el testimonio de su Comunidad:

Madre Ana Gloria, fue una religiosa ejemplar, muy sacrificada, responsable. Ponía una dedicación plena en todo lo que se le encomendaba, y estaba continuamente dispuesta para el trabajo. Atenta al mínimo detalle, se preocupaba para que, en las habitaciones, no faltara nada, los ancianos fueran bien vestidos y que los trabajadores se sintieran como en su casa.

Siempre estaba pendiente de cualquier acontecimiento, preparada para ayudar, y atenta a las necesidades de la Superiora y de la Comunidad.

A pesar de sus años, nunca se mostró cansada y siempre era puntual. Encargada de la primera planta de la Residencia, a los que primero atendía en sus necesidades, era a los más débiles -como una buena Madre-; incluso algunos de ellos le llegaron a llamar “Madre Petra”. Atenta con las familias, se paraba a dialogar con todos y les informaba de cómo habían pasado la noche o cualquier otro asunto.

 

Fue una mujer muy comunitaria, siempre se preocupaba de las Madres más mayores, las escuchaba y alentaba.

Durante el corto tiempo de su enfermedad, todos los días decía que estaba un poquito mejor y que, en tres o cuatro días, estaría por la planta, haciendo su tarea. Señal de que en ningún momento, nos quería preocupar.

 

Su vida de entrega a Dios y a los demás ha sido todo un ejemplo, para quienes hemos compartido con ella. Sabemos que se ha ido tranquila con su Jefe, como ella le decía: “porque nunca le hizo mal a nadie a conciencia”.

También hemos escuchado consejos cómo: “Ten fe y mira siempre hacia delante, las cosas cuestan, pero, con fe, todo se puede. Si alguna vez tienes que llamar la atención a alguien, por una equivocación, ten paciencia y sé humilde, piensa que mañana tú puedes caer en el mismo error”.

No era una mujer que se rindiera a la primera o que se cansara con facilidad; y eso lo hemos visto en estos días. Su gran corazón, con el que tanto amor repartió a todos, no se venció hasta el final; sabía que su carrera ya era otra, pero sin rendirse hasta dar el último suspiro.

 

Era devota del Sagrado Corazón de Jesús, de la Morenita, de San José y de Madre Petra.

 

La Misa de “corpore insepulto”, fue una manifestación llena de cariño por su vida entregada a Dios y a los más necesitados. Fue concelebrada por once sacerdotes, que quisieron unirse al acto de despedida de nuestra Hermana, Madre Ana Gloria. La gran multitud que asistió a la Eucaristía, expresó, con sus grandes y repetidos aplausos, la admiración que sentían ante su testimonio de amor, de fe y de entrega.

 

Descansa en paz y sigue velando por cada uno de nosotros y por esta familia de San Juan de Dios, que tanto te va a echar de menos. AMÉN


0
0
0
s2smodern
 
 

Google Translate Widget

Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults