Roma, 25 de octubre de 2013 

Con la transparencia de los niños y aceptando 'la gracia de la vergüenza' que hace percibir el amor de Dios.

 

 

 

Tener la valentía, delante del confesor, de llamar a los pecados con su propio nombre, sin esconderlos.