Hace un año, el 18 de enero de 2017, un alud sepultó un hotel en el centro de Italia y provocó la muerte de 29 personas. Para recordarlas, el Papa ha celebrado una Misa en el Vaticano a la que han asistido familiares de los difuntos.

 

FRANCISCO

“Paz para los que nos han dejado. Fallecieron en Rigopiano. Paz para la familia. Paz en los corazones. Paz que no es sólo resignación, es confianza en el Señor, aunque no pase el dolor. La paz cristiana no es anestesia. En medio del dolor pedimos paz. Dolor en la paz”.

El Papa ya se había reunido en el pasado con ellos durante una audiencia general. Pero con motivo del aniversario ha preferido invitarlos a una ceremonia religiosa.

Fuente: www.romereports.com

0
0
0
s2smodern