En su homilía en Casa Santa Marta, el Papa Francisco invitó a los cristianos a pensar detenidamente en su relación con Dios.

FRANCISCO 
“Pienso que puede hacernos bien, a todos nosotros, pensar hoy en nuestra elección, en las promesas que el Señor nos ha hecho y en cómo vivo yo la alianza con el Señor. Y cómo me dejo – permítanme la palabra –‘misericordiar’ por el Señor, ante mis pecados, ante mis desobediencias”.

Francisco recordó que solo Dios es capaz de responder con misericordia ante los pecados de las personas.

EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA
(Fuente: Radio Vaticana)

“Cada uno de nosotros es un elegido, una elegida de Dios. Cada uno de nosotros lleva una promesa que el Señor hizo: ‘Camina en mi presencia, sé irreprensible y yo te haré esto’. Y cada uno de nosotros hace alianzas con el Señor. Puede hacerlas, si no quiere hacerlas, es libre. Pero esto es un hecho. Y también debe ser un interrogante: ¿Cómo siento yo la elección? ¿O me siento cristiano de casualidad? ¿Cómo vivo yo la promesa, una promesa de salvación en mi camino, y cómo soy fiel a la alianza? ¿Cómo es fiel Él?

Esto quiere decir que en el camino de la elección, hacia la promesa y la alianza, se producirán pecados, habrá desobediencia, pero ante esta desobediencia siempre estará la misericordia. Es como la dinámica de nuestro caminar hacia la madurez: siempre está la misericordia, porque Él es fiel, Él jamás revoca sus dones. Está relacionado: esto está relacionado con el hecho de que los dones son irrevocables. ¿Por qué? Porque ante nuestras debilidades, ante nuestros pecados, siempre está la misericordia y cuando Pablo llega a esta reflexión, da un paso más – pero no nos da una explicación a nosotros – de adoración.

Pienso que puede hacernos bien, a todos nosotros, pensar hoy en nuestra elección, en las promesas que el Señor nos ha hecho y en cómo vivo yo la alianza con el Señor. Y cómo me dejo  – permítanme la palabra – ‘misericordiar’ por el Señor, ante mis pecados, ante mis desobediencias. Y al final, si yo soy capaz – como Pablo – de alabar a Dios por esto que me ha dado a mí, a cada uno de nosotros: alabar y hacer aquel acto de adoración. Pero sin olvidar jamás que los dones y la llamada de Dios son irrevocables”.

Fuente: www.romereports.com


0
0
0
s2sdefault
 
 

Google Translate Widget

Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults