En la homilí­a del primer dí­a del año, el Papa destaca el vínculo inseparable entre Cristo y la Iglesia, un reflejo del que existe entre el Señor y la Santí­sima Virgen

Ciudad del Vaticano, 01 de enero de 2015 

papa-francisco-ano-nuevo

Con motivo de la Solemnidad de María Madre de Dios y de la 48 Jornada Mundial de la Paz, que se celebran de forma conjunta el primer día del año, el papa Francisco ha presidido este jueves la Santa Misa en la basílica vaticana de San Pedro. 

En su homilía, el Santo Padre ha afirmado que "ninguna otra criatura ha visto brillar sobre ella el rostro de Dios como María, que dio un rostro humano al Verbo eterno, para que todos lo puedan contemplar". Así, ha indicado que "Cristo y su Madre son inseparables".