cq5dam.thumbnail.cropped.750.422 3

Refiriéndose a los milagros como parte de la misión de Jesús en favor de la pobre humanidad marcada por tantos sufrimientos, el Santo Padre dijo antes de rezar el Ángelus dominical que son signos que iluminan provocando la conversión en virtud de la fuerza divina de la gracia de Cristo.

 

 

Suscitar la fe como respuesta

Antes de rezar la oración mariana del Ángelus el Papa Francisco explicó que el Evangelio de este V domingo del tiempo ordinario prosigue con la descripción de una jornada del Señor en Cafarnaúm, que corresponde a un sábado, fiesta semanal para los hebreos. Y dijo que tal como lo relata el Evangelista San Marcos, pone de relieve “la relación entre la actividad taumatúrgica de Jesús y el despertar de la fe en las personas que encuentra”. Sí, porque con los signos de las curaciones que realiza en favor de todo tipo de enfermos, el Hijo de Dios quiere suscitar la fe como respuesta.

 

Misión hecha de palabras y gestos que curan y consuelan

En cuanto a la conclusión de la jornada de Jesús en Cafarnaúm que termina con la escena de la gente que lleva a todos los enfermos a la casa en la que se alojaba, el Papa Bergoglio afirmó que se trata del “ambiente vital” en el que realiza su misión hecha de palabras y gestos que curan y consuelan.

Y añadió que a una pobre humanidad marcada por tantos sufrimientos se dirige esa “acción poderosa, liberadora y renovadora de Jesús”. Además, el Pontífice consideró que Jesús no presenta su misión de modo triunfalista, puesto que antes del alba del día siguiente, se retira a un lugar apartado para rezar.

De manera que la conclusión de este pasaje evangélico indica que el anuncio del Reino de Dios por parte de Jesús encuentra su lugar más propio en la calle. La calle como lugar del feliz anuncio del Evangelio coloca la misión de la Iglesia bajo el signo del “ir”, del “movimiento” y jamás de la inmovilidad.

E invitó a pedir a la Virgen María que nos ayude a “estar abiertos a la voz del Espíritu Santo, que impulsa a la Iglesia a poner cada vez más su propia tienda en medio de la gente para llevar a todos la palabra sanadora de Jesús, médico de las almas y de los cuerpos”.

 

 

 

María Fernanda Bernasconi – Ciudad del Vaticano

 


0
0
0
s2smodern
 
 

Google Translate Widget

Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults