Roma,  

Los santos han visto el rostro de Dios en los más pequeños y despreciados y ahora lo contemplan su gloria. Nunca odiar, sino servir a los otros. La santidad es una vocación para todos