Una peregrinación de jóvenes valencianos también participa

 

DIÓCESIS DE VALENCIA, 24 ENE.- El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha partido a Panamá para acompañar al papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se desarrollará hasta el próximo domingo en el país centroamericano.


El Cardenal, que encabeza también una peregrinación de jóvenes de la diócesis a la JMJ, varios de ellos estudiantes de la Universidad Católica de Valencia (UCV), ya fue delegado del papa Francisco en Panamá en 2014, cuando era prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Entonces representó al Santo Padre en la clausura del año jubilar por el V centenario de la primera diócesis americana en tierra firme. Fue por ello distinguido con la máxima condecoración nacional por el Gobierno panameño, la gran cruz de la Orden Vasco Núñez de Balboa.

Igualmente, alumnos de distintas titulaciones de la UCV, acompañados por la vicerrectora de Estudiantes y Acción Social, Beatriz de Ancos, y por el capellán mayor, Vicente Ferrer, se encuentran ya en Panamá participando de la Jornada Mundial de la Juventud.

Los peregrinos de la UCV han sido acogidos por familias en la parroquia de San Francisco de Caleta, en la Costa del Pacífico y, desde su llegada, están participando de las catequesis y eucaristías diarias.

Jóvenes valencianos en la JMJ: “Hace falta armar lío como nos pidió el Papa”

Entre los jóvenes, que forman parte de la peregrinación organizada por la delegación de Infancia y Juventud del Arzobispado de Valencia, figuran Andrés Ortuño, de 22 años, estudiante de Derecho de la Universitat de València y feligrés de la parroquia de la Epifanía, de Valencia, que afirma que “todavía hace falta armar lío, como nos pidió el Papa” e invita a todos los jóvenes cristianos “a ser valientes, a hablar de Cristo y de su amor”.

Igualmente, ha viajado a Panamá junto a otros participantes, Judith Ferrer Piquer, de 20 años, estudiante de la doble titulación Magisterio Infantil y Primaria (PIMM), con mención en Inglés, en la Universidad Católica de Valencia y feligresa de la parroquia de San Isidoro, de Valencia. Esta joven acude a Panamá tras haber vivido ya dos Jornadas Mundiales de la Juventud. Precisamente estas experiencias anteriores son las que le impulsaron a sumarse a la de Panamá “porque vivir las otras dos me sirvió para madurar en la fe y para encontrarme con Dios”.

Religiosa de las Esclavas de María, de Valencia a la JMJ de Panamá

Además, la comunidad de Valencia de las Esclavas de María Inmaculada, congregación fundada por la beata valenciana Juana María Condesa Lluch, también está presente en la JMJ representada por una de sus religiosas, una panameña de 38 años destinada en la Casa Generalicia en Valencia desde hace cinco años.

La religiosa ha viajado desde Valencia para sumarse a la JMJ junto con las tres religiosas de la comunidad en Panamá, donde la congregación tiene presencia, y otras cuatro de la comunidad de Guatemala, que también han acudido. Todas ellas acompañan al grupo de 30 jóvenes, campesinas e indígenas, que residen en el hogar regido por la congregación, y que participan en los actos de la Jornada Mundial.

El hogar, llamado “Juana Mª Condesa”, que cumple su vigésimo aniversario este año, atiende a adolescentes y jóvenes de familias campesinas e indígenas, muchas de ellas en situación de extrema pobreza y que viven en zonas con difícil acceso a las escuelas.


0
0
0
s2smodern
 
 

Google Translate Widget

Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults