VidaConsagrada SaintJosephCC-BY-NC-ND-2.0 Flickr 240415 2

REDACCIÓN CENTRAL, 26 Abr. 15 / 12:03 am (ACI).- Con el tema ''El éxodo, experiencia fundamental de la vocación'', la Iglesia celebra hoy la 52 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones en el Domingo del Buen Pastor, esta vez en el marco del Año de la Vida Consagrada convocado por el Papa Francisco.

 

Para esta ocasión el Santo Padre envió un mensaje especial destacando que “hace más de 50 años que en este domingo celebramos la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Esta Jornada nos recuerda la importancia de rezar para que, como dijo Jesús a sus discípulos, ‘el dueño de la mies… mande obreros a su mies’ (Lc 10,2)”.

Más adelante el Pontífice resaltó que en la raíz de toda vocación cristiana hay un éxodo que parte de la renuncia a la comodidad para emprender “la acción misionera y evangelizadora de toda la Iglesia”.

“La vocación es siempre una acción de Dios que nos hace salir de nuestra situación inicial, nos libra de toda forma de esclavitud, nos saca de la rutina y la indiferencia y nos proyecta hacia la alegría de la comunión con Dios y con los hermanos”, enfatizó el Papa Francisco.

“Responder a la llamada de Dios, por tanto, es dejar que él nos haga salir de nuestra falsa estabilidad para ponernos en camino hacia Jesucristo, principio y fin de nuestra vida y de nuestra felicidad”, añadió.

Oración por las Vocaciones - San Juan Pablo II

Padre santo:
Fuente perenne de la existencia y del amor,
que en el hombre viviente
muestras el esplendor de tu gloria,
y pones en su corazón la simiente de tu llamada,
haz que ninguno, por negligencia nuestra, ignore este don o lo pierda,
sino que todos, con plena generosidad,
puedan caminar hacia la realización de tu Amor.

Señor Jesús,
que en tu peregrinar por los caminos de Palestina,
has elegido y llamado a tus apóstoles
y les has confiado la tarea de predicar el Evangelio,
apacentar a los fieles, celebrar el culto divino, 
haz que hoy no falten a tu Iglesia
numerosos y santos Sacerdotes, que lleven a todos 
los frutos de tu muerte y de tu resurrección.

Espíritu Santo: que santificas a la Iglesia
con la constante dádiva de tus dones,
introduce en el corazón de los llamados 
a la vida consagrada
una íntima y fuerte pasión por el Reino,
para que con un sí generoso e incondicional
pongan su existencia al servicio del Evangelio.

Virgen Santísima, que sin dudar
te has ofrecido al Omnipotente
para la actuación de su designio de salvación,
infunde confianza en el corazón de los jóvenes
para que haya siempre pastores celosos,
que guíen al pueblo cristiano por el camino de la vida,
y almas consagradas que sepan testimoniar
en la castidad, en la pobreza y en la obediencia,
la presencia liberadora de tu Hijo resucitado.


0
0
0
s2smodern
 
 

Google Translate Widget

Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults